salud-en-cuba
POR:RENATO ORTE GALUÈ

POR:RENATO ORTE GALUÈ

SALUD EN CUBA

Nadie duda sobre el empuje indetenible y el potencial de futuro que muestra en el mundo el turismo de salud, categoría que suele incluir los procedimientos vinculados con la medicina preventiva, estética, de bienestar y calidad de vida.

Sentirte bien es un buen indicador de que en tu cuerpo todo marcha en armonía. Es tu soma el que mejor informa de cualquier anomalía o desequilibrio. Así que, si hay algo que altere esa maravillosa sensación de sentirte bien, entonces hazle caso y comienza por buscar las razones que están provocando esa alteración. En pocas pala-bras, inicia un diálogo con tu cuerpo. La clave no es contradecir la enfermedad, declararte su enemigo. La clave está en encontrar, muy dentro de ti, aquello que te altera. El segundo paso es buscar —por la vía científica— un diagnóstico. Para ese propósito, hazte un examen de sangre o biometría, que revele tu estado de salud. Y, luego, encuentra algún médico de tu confianza que interprete ese examen. Si hay algo que resulte preocupante y que demande de una especialidad que no existe en nuestro país en la que tengas dudas, si es que existe, entonces comienza a mirar fuera de nuestras fronteras.
Una opción recurrida, desde hace ya bastante tiempo, es la de la medicina en Cuba. Este país ha debido encontrar su propia ruta en cuanto a salud pública y, por razones políticas internas —más allá de la comprensión de los pacientes extranjeros que acuden a sus servicios—, resulta un atractivo lugar para tratarse, tanto por la calidad profesional de sus médicos, co-mo por los modestos costos en los que se incurre. Es lo que se ha denominado turismo de salud. 

La palabra turismo asociada a la salud, inmediatamente, nos lleva a la alternativa de refrescarnos en el exquisito mar Caribe, con sus aguas claras, sus innumerables y coloridas criaturas entre bancos de corales, los frecuentes cayos, donde la vida palpita para mejorar nuestra salud física, mental y espiritual. Hay diversas opciones de turismo, entre las que destaca la visita a la ciudad de Santiago de Cuba en Oriente o la muy recurrida vacación en playas, como la famosa Varadero, con muchas ofertas hoteleras de diversos costos. Si tu propósito es mejorar tu salud, entonces, la combinación de los excelentes servicios médicos con visitas turísticas es la fórmula infalible.
Existe un abanico grande de especialidades. Desde la medicina preventiva, un programa de bienestar y calidad de vida hasta, por ejemplo, el más específico tratamiento del pie diabético (con un medicamento solo fabricado en ese país, Heberprot-P), única cura de ese tipo de dolencia, muy frecuente en pacientes que padecen diabetes.
Pero hay más: para quienes buscan cirugías estéticas, sea con propósitos de vanidad o por mejorar alguna malformación, la cirugía general en Cuba goza de muy buena reputación. Las intervenciones quirúrgicas en la rama de la cardiología en general, para las anomalías cardiovasculares, ha demostrado una alta efectividad. Intervenciones más específicas, como las maxilofaciales, y las pediátricas son también parte de la oferta médica. Para aquellos pacientes con reacciones alérgicas a la anestesia, existe la opción de bien entrenados médicos acupunturistas.
Y si tienes algún pariente que esté gozando de la jubilación, que padezca alguna enfermedad específica o que necesite un chequeo completo, también existe un Programa de Atención Integral para personas de la tercera edad muy recomendable.
Otra especialidad con reputada efectividad es la de desintoxicación y tratamiento de adicciones, un mal que se ha multiplicado en nuestro país y cuyo delicado manejo ha sido bien estudiado y practicado en la gran isla del Caribe. Los costos son significativamente menores y los resultados demuestran un profesionalismo comprobable.
El tratamiento del cáncer es otra de las especialidades cubanas. Sobre todo, el de pulmón, para lo que se utilizan anticuerpos monoclonales, un innovador y efectivo método para combatir las células malignas. También existen opciones para otros órganos afectados, dado que este arduo combate es prioridad del sistema de salud en Cuba.
Cualquier especialidad que necesites cuenta con un respaldo posterior. Esto es que, cuando regresas luego de haber recibido la atención médica que necesitabas, se te ofrece un seguimiento a través del Programa de Telemedicina, que te permite conectarte en línea para que recibas respuestas in-mediatas a cualquier inquietud que surja durante el posoperatorio o dudas que puedan aparecer en tu posología y demás aspectos del tratamiento.
De modo que, aprovechando las facilidades que te ofrece Cuba para tratar diferentes dolencias, puedes buscar tu opción allá, donde los ecuatorianos son tan bien recibidos, al igual que las personas de cualquier nacionalidad que requieran servicios médicos de calidad a precios razonables. Cuando llegues a La Habana, sentirás la hospitalidad y la simpatía con que los cubanos te acogen. Su alegría es contagiosa y no hay mejor terapia que sentirla desde que aterrizas hasta que despegas.

BUENOS DATOS

  •  Aunque no necesitas visa para entrar a Cuba, debes comprar una tarjeta de ingreso, que ofrecen las aerolíneas. Tu pasaporte vigente es suficiente.
  • Lo que sí necesitas es un seguro médico, que puedes comprarlo en Ecuador o a tu llegada a la isla. Si quieres información sobre este conveniente seguro cubano, entra a: www.sld.cu.
  • Si requieres información específica sobre las especialidades médicas y los demás detalles, conéctate a: www.saludturismo.com, que es un directorio que incluye información adicional para Cuba y para países como Chile, Colombia y Argentina. También puedes llamar al número telefónico: 1 (507) 833 5395.
cuba-salud