rally-dakar
POR:RENATO ORTE GALUÈ

POR:RENATO ORTE GALUÈ

RALLY DAKAR

El desafío de un sueño

Es el rally más famoso, largo y duro del mundo. Desde su inicio, en 1978, ha acaparado progresivamente la atención del planeta por su óptima organización y espectacularidad. Hoy participan corredores en varias categorías: carros, SxS (Side by Side) y hasta camiones, también motos y cuatriciclos (cuadrones o quads).

Es el rally más famoso, largo y duro del mundo. Desde su inicio, en 1978, ha acaparado progresivamente la atención del planeta por su óptima organización y espectacularidad. Hoy participan corredores en varias categorías: carros, S x S (Side by Side) y hasta camiones, también motos y cuatriciclos (cua-drones o quads).
Existen subcategorías, de acuerdo con su condición, ya sea profesional o privado, sean en vehículos de serie (estándar) o modifica-dos. Los todoterreno (4 x 4) dominan en número, tanto prototipos como camiones.
En automóviles, las marcas más importantes aportan sus vehículos profusamente pintados con diversos logotipos y aprovechan para probar nuevas tecnologías, que luego incorporan a sus carros en serie para el consumidor urbano internacional. En años recientes, se ha incrementado notablemente la última categoría en integrarse: los S x S. De menor costo, la creatividad técnica es el fuerte de esta modalidad.
Los camiones suscitan gran atención del público. Sus potentes motores y el 4 x 4 precisan de gran habilidad en su conducción y ofrecen un atractivo espectáculo. Las motos son la categoría más concurrida, por sus menores costos, aunque es peligrosa por la des-protección de los pilotos. Son motos de tipo enduro y sus motores rondan los 450 cc. Los quads o cuadrones son los más lentos y participan también con tecnología 4 x 4.
Este rally fue originalmente concebido, en 1977, por un aventurero francés de nombre Thierry Sabine, quien realizó en solitario este viaje en moto y se perdió en los desiertos de Libia. Esta experiencia le sirvió de impulso para que, un año más tarde, reeditara ese trayecto en un espontáneo y desorganizado rally, que se conoció como el París-Dakar, llamado así porque unió las capitales de Francia y Senegal. Recién en 1994, el circuito dejó de tener un solo sentido y los participantes debieron también competir de regreso a París. Pero el alcalde de la Ciudad Luz decidió que la meta no fuera en los Campos Elíseos, sino en Disneyland París. En 1986, el pionero Sabine, un cantante francés, una periodista y el piloto del helicóptero que sobrevolaba la carrera perdieron la vida en un accidente y, con ello, el corazón palpitante de esta apasionante competencia. Sus padres tomaron la posta y la continuaron.
En 2008, el rally se suspendió por amenazas terroristas y, al año siguiente, se trasladó por primera vez a América del Sur: cruzó la cordillera de los Andes entre Argentina y Chile y continuó corriéndose en nuestro continente durante los dos años siguientes (2010 y 2011), en un trayecto que se inició y terminó en Buenos Aires, con siete etapas en Argentina y siete en Chile, tanto en la Patagonia como en el desierto de Atacama. En 2011, se incluyó a Perú y Bolivia.
A lo largo de los 41 años de existencia de esta vibrante competencia mundial, muchos cambios, por variadas razones —tanto políticas como de seguridad—, han llevado a la organización (ASO, Amaury Sport Orga-nisation) a iniciarlo y terminarlo en distintas ciudades de Europa, África y Sudamérica.
Hoy, el Rally Dakar se jacta de ser un ejemplo de eficiencia, seguridad y respeto, tanto a la naturaleza como a la cultura de los pueblos que atraviesa. Aunque, por cierto, cuenta con ardientes detractores, entre sectores ambientalistas, arqueólogos y expertos en desarrollo, que consideran que África —el más pobre de todos los continentes, con acuciantes problemas sociales— no puede ser un terreno de juego. Se lo ha criticado también por alteraciones al medioambiente en el desierto de Atacama y daños irreversibles a restos arqueológicos, en Chile. Sin embargo, en Perú, las autoridades reconocen ese respeto por parte de la organización de la competencia.
Un gran despliegue publicitario y una amplia cobertura en medios de comunicación han logrado establecer al Dakar sólidamente entre un público ávido de seguir las peripecias de esta vibrante aventura. Los fabricantes de los distintos vehículos que ahora participan auspician a pilotos profesionales y proveen servicios de asistencia mecánica a lo largo de la carrera; controlan a sus vehículos en busca de conseguir una impactante posición en la tabla final por marcas. Verdaderas flotas de pits ambulantes (habitualmente camiones) están atentos a reparar cualquier desperfecto lo más rápido posible.
Si lo tuyo es el vértigo de la velocidad, tienes verdadera pasión por los motores y tu espíritu es aventurero, ya están abiertas las inscripciones para el próximo Dakar, que se realizará en el trigésimo país que acoge la competencia: Arabia Saudita. La largada será el 5 de enero de 2020. ¡Anímate! 

Nasser-Al-Attiyah

UNO DE LOS GANADORES

El catarí Nasser Al-Attiyah ganó el Rally Dakar 2019 en la categoría coches. El piloto de Toyota ganó por tercera vez la carrera.

rally-dakar

EDICIÓN 2019

El Rally Dakar de este año fue la cuadragésima primera edición de la carrera de rally raid más exigente del mundo.

toby-price

TOBY PRICE

El australiano ganó la competencia para el equipo Red Bull KTM Factory Racing.

julio-estanguet

JULIO ESTANGUET

El argentino, en la etapa 4 de la carrera, con su cuadrón para el grupo DKR recorrió el tramo entre Arequipa y Moquegua, en Perú, en América del Sur.

rally-dakar

HACIA MEDIO ORIENTE

El tercer capítulo de la historia de dakar rally se está abriendo ahora... moviéndose hacia el medio oriente. El próximo dakar se celebrará en Arabia Saudita.

rally-dakar

Dakar Rally

Dakar Rally en Paraguay, Bolivia y Argentina, en 2017. Artur Ardavichus salta con su camión una duna.