LAS VITAMINAS EN NUESTRO CUERPO

Las vitaminas aportan nutrientes importantes a nuestro organismo y ayudan a prevenir enfermedades. Un repaso por sus principales beneficios.

vitaminas

Las vitaminas son nutrientes necesarios para la regulación de muchas funciones diferentes del cuerpo. Son importantes para la formación de tejidos, células de la sangre, material genético, hormonas y sustancias químicas para el sistema nervioso.
El cuerpo humano solo puede producir un tipo de vitamina natural, que es la D. Las otras deben ser ingeridas a través de la dieta o suplementos.
En la actualidad, hay 13 vitaminas diferentes, clasificadas en solubles en agua, que incluyen el grupo de vitamina B y vitamina C, y que son fácilmente expulsadas por el cuerpo a través de la orina. Debido a que no se pueden almacenar, es necesario tomarlas con mayor frecuencia.
Las solubles en grasa incluyen las vitaminas A, D, E y K. Cuando entran en el cuerpo, son absorbidas por el tracto intestinal y se unen a la corriente sanguínea. Son más difíciles de disolver y las cantidades en exceso se almacenan en el hígado o en la grasa del cuerpo. No es necesario consumirlas todos los días.

VITAMINA A

Ayuda a mantener un buen estado de la vista y el sistema inmunitario, además de aportar beneficios a órganos como el corazón, los pulmones y el riñón. También cuida los huesos, los dientes, el cabello y las uñas, entre otros. Una deficiencia en esta vitamina puede causar retraso en el crecimiento, fatiga, piel seca y frágil.
Esta vitamina se encuentra en:

  • Hortalizas (de hoja verde), verduras y frutas como el brócoli, acelgas, espinacas, coles de bruselas, pimientos, melones, sandía, mango.
  • Productos lácteos
  • Carnes de vacuno y aves: hígado de vaca o pollo.
  • Algunos pescados como el bacalao o el salmón
  • Cereales fortificados con vitaminas.

VITAMINA B

Tiene mucha importancia a la hora de mantener el metabolismo activo y obtener mejor y más rápida energía. De ahí que se recalque la importancia de mantener una dieta equilibrada consumiendo cinco raciones diarias de fruta y verdura. Además, ayuda al funcionamiento del sistema nervioso, a tonificar la masa muscular y es muy importante para la salud de la piel, el cabello y los ojos. Pero, ¿qué vitaminas componen el complejo B?

  • B1 (Tiamina): nutriente que interviene en el metabolismo de los carbohidratos para la obtención de energía. Los principales alimentos que la contienen son cereales integrales, carnes, legumbres, levadura de cerveza, frutos secos y huevo.
  • B2 (Riboflavina): encargada de mantener el funcionamiento del sistema inmunológico. Se encuentra en abundancia en productos como la leche, los vegetales verdes o el arroz.
  • B3 (Niacina) y B5: la vitamina B3 interviene en la obtención de energía, se encarga del mantenimiento del sistema nervioso, ayuda al cuidado cutáneo y estabiliza los niveles de glucosa. Se encuentra sobre todo en el pescado, la carne, los huevos y los vegetales ricos en almidón. La vitamina B5 es la encargada de que nuestro metabolismo queme más grasa e hidratos de carbono. Algunos de los alimentos que son ricos en esta vitamina son verduras, huevos, pollo, aguacate y lácteos.
  • B6, B7 y B8: la vitamina seis es la encargada de la correcta producción de glóbulos rojos y fundamental para aumentar nuestra masa muscular. Las vitaminas B7 y B8 (llamadas Biotina) se encargan de convertir los proteínas, grasas y carbohidratos en energía que el cuerpo utilizará. Se encuentra en productos como el chocolate, los lácteos  la carne de cerdo.
  • B9 y B12: la vitamina B9 (ácido fólico) es importantísima para prevenir mutaciones en el ADN. Se encuentra en alimentos como los cítricos, las lentejas, las habas o el aguacate. La vitamina B12 se relaciona directamente con el buen funcionamiento del cerebro y el sistema circulatorio.

VITAMINA K

Desempeña funciones importantes en el desarrollo del corazón, perfeccionamiento de los huesos, optimiza los niveles de insulina y ayuda a que se coagule de manera correcta. Esta vitamina se encuentra sobre todo en verduras de hoja verde y en hierbas secas o frescas.

VITAMINA C

Es conocido su poder antioxidante y la eficacia para reforzar el sistema inmunológico que tiene esta vitamina. Pero, ¿por qué debes incluir esta vitamina en tu dieta? Facilita la absorción del hierro, mejora el sistema inmunológico y contribuye a la regeneración muscular y de los tejidos.
Además del jugo naranja o limón, hay otros alimentos ricos en esta vitamina, como el brócoli, las coles de bruselas, las espinacas o los pimientos.

VITAMINA D

Ayuda a nuestro cuerpo a absorber el calcio, uno de los principales componentes de nuestros huesos, además de tener un papel importante en los sistemas nervioso, muscular e inmunitario.
El cuerpo produce naturalmente esta vitamina con la exposición al sol, pero nunca debemos excedernos ya que entran en juego otras enfermedades de la piel. Algunos alimentos que tienen vitamina D son pescados —como el salmón—, queso, yema de huevos, aunque también, leche, jugo de naranja, yogures, bebidas con soya.

VITAMINA E

Es un compuesto antioxidante, que ayuda a prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas y del envejecimiento. Estudios recientes han señalado que puede servir en la prevención de enfermedades mentales, como la demencia o el Alzheimer. Alimentos como las avellanas, los piñones, las acelgas o un poquito de aceite de girasol son alimentos clave para el aporte de esta vitamina a nuestro organismo.