veronica-noboa
POR: ANA MARÍA VALENCIA

POR: ANA MARÍA VALENCIA

LA PASIÓN POR LA MODA Y LOS ANIMALES

Tras un retiro del mundo del modelaje, la actriz y modelo ecuatoriana apuesta por la defensa de los animales. Todo ello, de una manera única: conjugando la moda y la conciencia social.

Se la conoce como actriz, modelo, presentadora de televisión e, incluso, como mujer de negocios, pero una de las facetas más sorprendentes de Verónica Noboa es el cuidado y rescate animal. “Hace algunos años, tomé la decisión de que todo lo que hiciera siempre tendría un fin social. Al volver a Ecuador —tras haber vivido en Estados Unidos— y ver la poca sensibilidad hacia los animales, sentí la necesidad de generar un cambio”, dice la quiteña que ha estado, desde 2012, alejada del modelaje.
Así nació Dog&CatWalk Foundation, una organización sin fines de lucro, que realiza un trabajo constante de rescate, esterilización y fomento de la adopción de mascotas. Adicionalmente, tiene como propósitos comunicar, educar y recolectar donaciones para diferentes albergues. Sin embargo, la moda no ha dejado de ser su pasión. Por eso, a través de la fundación, Verónica Noboa ambos mundos de forma excepcional. “Siempre he pensado que la moda es una forma de expresión, con la que se pueden transmitir diferentes mensajes, así como atraer un público socioeconómico medio y alto, para hacer un cambio y llevar a cabo mi objetivo social: ayudar a los que no tienen voz, los animales, mediante la concientización de los humanos”, agrega Verónica.
Dog&CatWalk Foundation ha transcendido fronteras. Actualmente, está registrada en Estados Unidos y celebró su primer evento para recaudación de fondos en Nueva York. El dinero será destinado a su programa de educación y salud veterinaria en Ecuador, que brinda conocimientos integrales a comunidades locales —desde una edad temprana—, con la meta de crear conciencia sobre el cuidado y la responsabilidad animal. El evento, siguiendo las pasiones de Noboa, fusiona el proyecto educativo con colecciones de cinco diseñadores ecuatorianos, que exhiben sus gamas de colores y texturas exóticas, inspiradas en las raíces culturales de nuestro país. Las colecciones han sido fabricadas de forma responsable y sostenible, por manos locales e indígenas. El objetivo es que, además de identificarse con los proyectos de la fundación, los asistentes y donantes del evento se lleven consigo un Ecuador hermoso, que debe ser cuidado y respetado mediante el impulso de programas sociales.