humor-emoji
POR:MARCELA RIBADENEIRA

POR:MARCELA RIBADENEIRA

EL HUMOR: UN MANUAL POR 4 EXPERTOS

Cuatro personajes ecuatorianos ofrecen su mirada acerca de la materia incendiaria que esculpe su oficio: el humor.

¿Adónde llegaría el mundo si la gente empieza a no tomarse nada en serio? La pregunta se la hace Jorge de Burgos, personaje de El nombre de la rosa, sintetizando la tensión siempre pulsante que rodea a los humoristas y que los coloca en la cuerda floja: entre la risa y el abucheo, entre la censura o la consagración.

Nataly Valencia

nataly-valencia

El canal de YouTube de Enchufe.tv tiene 22,3 millones de suscriptores. Los sketches de esta serie web narran episodios de la vida contemporánea, con los que cualquier joven ecuatoriano o latinoamericano se puede identificar. La idiosincrasia es inflada hasta lo absurdo, a través de un sentido del humor que es insignia del equipo de realizadores y actores, entre quienes está Nataly Valencia. Esta actriz y guionista quiteña ha sabido matizar sus personajes con la experiencia y los estudios que tiene: actuación y realización en el Instituto Superior de Cine y Actuación Incine y tiene una maestría en Dirección cursada en Barcelona.
Dedicada a mi ex es el primer largometraje realizado por el equipo de Enchufe.tv, bajo su productora propia: Touché Films. Fue estrenado a finales de 2019 y cuenta el plan de Ariel, quien forma una banda de rock para ganar un concurso y así recuperar a la novia que acaba de perder. Nataly, además de interpretar un rol para el que tuvo que tomar lecciones de batería, es una de las cuatro plumas del guion (junto con Julio Pañi, Diego Ulloa y Jorge Ulloa, quien estuvo a cargo de la dirección). “En la comedia, a la hora de escribir guiones de sketches, y ahora con la película, hemos tenido influencia de todo lado, incluso de diferentes géneros cinematográficos. Hemos puesto a servicio de la comedia muchos estilos y hemos jugado con el lenguaje. Pero si queremos enfocarnos en referentes de comedia, tenemos a los Monty Python o Key and Peele, y en el cine a Chaplin, Buster Keaton y Edgar Wright”.
Pocas semanas después de su estreno en noviembre, Dedicada a mi ex ya era la película ecuatoriana más taquillera de la década, con más de 159 800 espectadores. “Enchufe sirvió́ de entrenamiento, aprendimos del lenguaje de puesta en escena, de ritmo y de actuación; fue realmente una escuela —dice Nataly—. Y tras ocho años de hacer videos cada semana, hemos podido hacer esta película, que es nuestra carta de amor y agradecimiento a nuestros seguidores”.

Xavier Bonilla

Bonil

bonil-caricaturista

Alguna vez Xavier Bonilla, mejor conocido como Bonil, le dijo a un medio español que la política y el humor son “un matrimonio inevitable, en don-de los gritos de los cónyuges los escucha siempre todo el barrio y se divierte”. Ese matrimonio, condenado a un interminable ciclo de conflicto y —a veces— reconciliación, se ha visto encarnado tanto en sus viñetas como en su realidad.
En sus inicios, Bonil se dejó maravillar por el traba-jo de caricaturistas como Quino, Mingote y Rius, quienes marcaron el rumbo que tomaría su humor hacia la política y la crítica social. Pero fueron Charlie Hebdo, Hara Kiri y Hermano Lobo los que le abrieron la puerta al mundo de la irreverencia, el cual, sin embargo, no está desprovisto de debates encendidos alrededor de los límites o las sensibilidades que el humor tiene permitido transgredir. “El asesinato del equipo de Charlie Hebdo reavivó en el mundo el tema de la censura. Lo que era motivo de risa o irreverencia en Francia fue juzgado en Irán. El mundo se ha globalizado y lo que alguien opine en un país puede ser condenado desde otro muy lejano —dice Bonil—. Los censores no solo son los gobiernos. Hay uno peor: esa entelequia que se llama ‘gente’ y que es capaz de insultarte o agredirte en Twitter, por el simple hecho de que no le gustó tu dibujo y se otorga el derecho de decir de qué y cómo puedes reír. Por mi parte, trato de espantar ese moscardón con el abrigo negro que es la autocensura, porque —de lo contrario— los censores habrán ganado la batalla”.
El trabajo de Bonil ha sido reconocido con pre-mios internacionales como el World Press Cartoon, el Gran Premio SIP a la Libertad de Prensa o el Primer Premio de International Cartoon Contest Golden Hat de Bélgica. “El humor es un malabarismo con todo tipo de objetos o temas. Hay temas como cuchillos, más punzantes, como la política. Pero hay otros como argollas, tal cual el amor. El humor es, entonces, una manera de ju-gar, sobrellevar o —en el caso de los cuchillos— de decir ‘no tengo miedo’”.

Esteban "Ave"

Jaramillo

ave-jaramillo

Ave Jaramillo —o simplemente el “Ave”— es comediante de stand up, así como guionista y presentador de La Foca, programa web que actualmente se lo puede ver a través del portal GK (organización que lo produce). El formato combina stand up y periodismo de investigación, al estilo de Last Week Tonight —con el comediante británico John Oliver— o de The Daily Show —con Trevor Noah—. El resultado son informes que exploran la coyuntura política y social del país, con mayor profundidad que un reporte noticioso y, sobre todo, con una buena dosis de humor satírico.
“El ser humano es un ser político, inevitablemente. Siempre. Porque vives con más gente, vives en sociedad, entonces no se puede ser no político —dice Ave, a propósito del matrimonio entre política y humor—. Entonces, el humor va a ser político, pero no es excluyente a otros tipos de humor”.
Ave cuenta que Carlos Michelena es uno de sus referentes principales. “Ver su video en VHS de Michelena, para mí, fue clave para entender esto de hacer reír y, además, hacer una crítica social, un humor inteligente y observacional”. Otras in-fluencias son comediantes como Louis C. K., Ali Wong, Bill Burr, Gad Elmaleh y Ricardo O’Farrill.
“El humor es una lectura de la sociedad. Si hay cambios sociales, el humor tiene que cambiar, tienes que descubrir que hay chistes que ahora ya no son graciosos —dice—. Si ahora la gran bronca es entre izquierda y derecha, entre políticamente correcto e incorrecto, ahí está el humor”.
El flirteo con aquello que no es aceptable como materia prima del humor está siempre presente en sus shows de stand up, así como en sus guiones e intervenciones en La Foca. “Las cosas que te dicen que de eso es mejor no hacer humor, o que de eso no hay que reírse, son las que más te provocan reír —dice Ave—. Porque, precisa-mente, el humor es transgresor. Esa es su esencia: transgredir, poner en evidencia el poder, poner en evidencia el otro aspecto de instituciones, movimientos y personas establecidas”.

Monserrath Astudillo

monserrath-astudillo

Con una trayectoria de dos décadas y media, la actriz cuencana ha dado vida a una plétora de personajes inolvidables, tanto sobre las tablas como en la televisión: desde la sexóloga Lola Púbis Lepú, en la obra Tengamos sexo en paz; hasta la vendedora de mercado Lucha, en las primeras temporadas de la serie Las Zuquillo.
En años más recientes, también se ha fogueado en la stand up, con obras como El cadáver de mi ex y Miss tetas lo dicen todo. “En este momento, me atrevo a decir que mi stand show, como defino mi trabajo, tiene dos momentos: antes y después de mi hijo. Miss tetas lo dicen todo me permitió dar un salto cuántico al poder hablar sobre la maternidad. Y hoy, en este momento, El cadáver de mi ex es un cierre de ciclos, que me ha dado la madurez personal y profesional para pararme en las tablas con mi corazón abierto”.
Entre los maestros que le han ayudado a con-figurar su humor, Monserrath incluye a Los tres chiflados, El gordo y el flaco, El superagente 86 y Mr. Magoo, así como a Chespirito, Chaplin, Cantinflas, Tres Patines y Beckett. Pero su formación en teatro y comedia se forjó con la ayuda de personalidades locales. “Aprendí de maestras del humor como Juana Guarderas y, en general, del grupo de teatro del Patio de Comedias, con el que trabajé durante algunos años —dice—. Dis-fruto mucho de exponentes populares, como el maestro Carlos Michelena, Jaime Andrés López y Adal Ramones, por mencionar algunos que han influenciado en mi propio estilo”.
Para ella, el humor es un aliado clave para atravesar los contextos políticos y sociales. “Uno de los más grandes temores de la humanidad es sentirse al descubierto y perder la compostura. No queremos morir, desnudarnos, evidenciar nuestra fragilidad y nuestra maravillosa esencia espiritual transitando esta experiencia humana. Entonces, yo me pregunto qué tema no debe ser tratado, qué cosas no se deben decir, cuál es límite —explica—. El límite está en la forma como se dice. Para mí, eso hace la diferencia. Podemos plan-tear lo más delicado, siempre y cuando el color sea la luz, la esperanza de tocar alguna fibra sensible, para que el otro se sume al cambio”.