pareja-canon-colorado
POR:MARÍA JOSÉ TROYA

POR:MARÍA JOSÉ TROYA

EL AMOR SÍ TIENE DESTINO

Los amores de película dejan más que un suspiro: para los románticos, es la oportunidad de planificar un viaje en pareja y visitar esos lugares mientras recrean las escenas memorables en aquellos rincones escondidos…

Los destinos paradisíacos existen y no son meras postales para fotografiar: son lugares donde la posibilidad del amor completa el paisaje. Hacemos un recorrido por los spots que, más allá de su belleza natural o arquitectónica, nos han inspirado desde el cine…
Besos apasionados y tímidos, reencuentros ansiados, pasiones truncadas, caminatas bajo el cálido sol de la Toscana, en una bulliciosa ciudad o al ritmo de las olas, en una playa escondida… el amor está donde uno desee encontrarlo.
Más allá de la esencial Verona y los amantes por excelencia, hay lugares en el mundo que merecen ser reinterpretados fuera de un guion: visítalos, conócelos y enamórate. El mes del amor es idóneo para revivir el momento inolvidable de un beso de pantalla, pero en la vida real.

California y sus viñedos en A Walk in The Clouds

En el filme Un paseo por las nubes, la calidez del paisaje de los viñedos californianos enamora inevitablemente al espectador. La sensualidad que emanan Keanu Reeves junto a Aitana Sánchez-Gijón, mientras pasean por los estrechos caminos de uvas y esperanzas de un amor, han hecho de esta película una de las más recordadas de su década.

Datos de Interés

  • VISITA: Napa Valley, Santa Helena y Sonoma.
  • NUESTRAS FAVORITAS: Mayacama Vineyards o Mount Veeder. Haz una cita para un paseo soñado, lleno de vino y atardeceres, desde su página web.

Austria en Before Sunrise

El romance por excelencia en una película que pasea por la majestuosidad de Vienna a pie. Se necesita todo un día (1 hora y 45 minutos, nada más para el espectador), de la mano de Jesse y Céline, para visitar los íconos de esta ciudad enigmática y perfecta para un romance furtivo. La estación de tren, el parque, un café, la tienda de discos, incluso, un cementerio; todo con la lucidez de los diálogos del director y guionista, Richard Linklater.
La francesa Julie Delpy y el estadounidense —ídolo de su época— Ethan Hawke nos hacen ilusionar con la idea de un enamoramiento inesperado, durante un viaje europeo en tren, en una época sin celular ni redes sociales.

Datos de Interés

  • VISITA: la tienda de discos donde Jesse y Céline reciben el chispazo musical del amor (Teuchtler Schallplattenhandlung, Windmühl-gasse 10).
  • SÚBETE AL WIENER RIESENRAD: la icónica rueda donde se dan su primer beso o pasea por Maria Theresien Platz, una escena memorable de Viena, y los lugares que enamoraron a esta pareja.

Vancouver en Fifty Shades of Grey

Casi, casi una película de acción y drama por la violencia que ejerce un psicópata en contra de una estudiante, si no fuera porque el personaje resulta un romántico millonario y abusado, que hace que el filme sea ligero y turbio en intención. Sin embargo, respetando a la legión de seguidoras que le dieron dos secuelas y taquilla extraordinaria, ellas no solo se encantaron con Jamie Dornan y su látigo, sino que lograron ver —más allá de un guion flojito— la posibilidad de conocer una ciudad moderna y perfecta para la conquista: Seattle o Vancouver en realidad (otra con-fusión). Esta ciudad ya fue testigo de otro amor menos doloroso: Sleepless in Seattle con Tom Hanks. Consejo: nunca desestimes un cielo gris y una ciudad lluviosa para vivir el romance.

Datos de Interés

  • VISITA: en Vancouver están las oficinas de Grey, en Bentall 5, Burrard Street. Luego, puedes ir a comprar en la ferretería Clayton’s Hardware en Delta, donde trabajaba Ana . Y si no hay dónde hospedarse, puedes elegir el Fairmount Hotel en Georgia Street. Si deseas la experiencia completa, haz un viaje en helicóptero, pues hay que volver a Seattle y visitar el Scala Tower.

Cortona Bajo el Sol de la Toscana

Tan atemporal es la belleza de Diane Lane como la de esta región italiana, bendecida por un paisaje colorido y sensible por excelencia. El filme de 2003 trata sobre la vida de una recién divorciada, quien decide cruzar el Atlántico para terminar con su depresión. Qué mejor entonces que acomodarse en un paraíso perfecto, para volverse a enamorar sin acabar de entender la lección anterior.

Datos de Interés

  • VISITA: la ciudad es una fantasía completa para el amor. Alquila bicicleta y pasea por los viñedos. Deléitate con la vista al lago Trasimeno y con las diversas reliquias medievales, como la catedral de Santa María de Assunta, la iglesia de San Francisco, la abadía de Farneta y las plazas llenas de café y recuerdos. Eso, con pareja, ¡otra cosa!

Hollywood y LaLaLand

Los amores con buen ritmo siempre son bien recibidos por la audiencia y este, interpretado por Emma Stone y Ryan Gosling, tiene la dosis perfecta de baile (ni mucho ni poco), lugares simbólicos y reconocibles, y un amor sencillo pero actual, con algo de nostalgia de los años cincuenta. Lalaland es una sorpresa para el espectador, sobre todo porque Hollywood revive su edad de oro y dan ganas de ir a zapatear —de la mano de un amor vibrante— en varios lugares, que pasan de ser comunes e incluso mundanos para convertirse en únicos, memora-bles y perfectos para sentir, nuevamente, el primer amor.

Datos de Interés

  • VISITA: Wilcox Street, donde Mia entra arrastrada por el sonido del jazz, pero en realidad es un enorme mural con las estrellas de la edad dorada de Hollywood. Digno para una foto. Luego, es indispensable la visita al Observatorio Griffith, en 2800 East Observatory Road, Griffith Park. No es un planetario tal como luce en el filme, pero vale la pena intentar unas volteretas con un vestido vaporoso.
  • PARA FINALIZAR: cae bien una noche de jazz en Light-house Café, en 30 Pier Avenue, Hermosa Beach; vas a escuchar a excelentes representantes del género. Haz tu reserva en www.thelighthousecafe.net

Grecia en ¡Mamma Mia!

Una Meryl Streep que, aunque vive en el torbellino de la duda y el pasado, baila espléndida bajo el paisaje azul de Grecia y resulta revitalizante en su papel de Donna, una madre soltera extrovertida y algo bohemia. Y es que estas islas lejanas siempre resultan el horizonte ideal para el amor de verano que muchos anhelan. Entonces, es hora de ir a buscarlo como lo hizo el elenco: con la banda sonora de ABBA y esperando encontrarlo en la isla menos conocida pero más acogedora: Skopelos.

Datos de Interés

  • VISITA: Skopelos está en el mar Egeo. Sus 96 km2 están llenos de rincones maravillosos, como la capilla donde Donna baila en el clímax del filme, un peñón agotador para subir bailando, pero donde vale la pena fotografiarse y, tal vez, volverse a casar (tal vez).
    También está la playa de Glysteri, con acceso algo limitado; no hay muchas facilidades para el turista y eso es parte del encanto para una escapada seductora. Si buscas el hostal de Donna, pues malas noticias: es parte de la ficción; pero ¿quién necesita de ese lugar cuando las noches griegas invitan a no dormir…?