57 AÑOS DE HISTORIA EN EL AIRE

La aerolínea de bandera nacional cumple 57 años conectando a los ecuatorianos con su propio país y el mundo.

Hace 57 años, Tame inició sus operaciones viajando desde Quito hacia Esmeraldas, Bahía de Caráquez, Manta, Guayaquil y Cuenca. Durante su primer mes de servicio, en diciembre de 1962, realizó 52 vuelos y transportó a 1139 personas.
Durante todo este tiempo, la empresa de aviación ha marcado las vidas de sus pasajeros, priorizando la seguridad, la conectividad y el buen servicio. Tame EP forma parte de la historia positiva del país, al participar en las inauguraciones de los aeropuertos; al mantener rutas sociales con destinos propios y únicos; al generar plazas de trabajo en todos sus destinos; y al trasladar a más de 50 millones de pasajeros, tanto en rutas nacionales como internacionales.
En su inicio, Tame empezó con dos aviones Douglas C-47. Los primeros vuelos —que partían desde la base aérea Mariscal Sucre de Quito— se dirigían hacia Esmeraldas, Manta, Portoviejo, Guayaquil, Machala, Latacunga, Ambato, Riobamba, Tulcán, Cuenca y Loja. Sin embargo, con la alta demanda de vuelos, los directivos de la aerolínea se vieron en la necesidad de incorporar a la flota los DC-3 y DC-6, con mayor capacidad de pasajeros. Estos realizaban ope-raciones aéreas a escala nacional.
La demanda siguió creciendo. Por ello, Tame adquirió dos aeronaves HS-748 Avro y cuatro aviones Lockheed L-188 Electra Jet Prop, tetramotores. A principios de los ochenta, se integraron tres Boeing 727-100. En 1992, compró cuatro Boeing 727-200 y, entre 1986 y 1999, se adquirieron tres Fokker F28 Fellowship.
Ya en septiembre de 2003, se inició la operación con los Airbus A320, en las rutas entre Quito, Guayaquil y Galápagos. Estos aviones fueron entregados directamente de la fábrica de Toulouse (Francia). Una serie de estudios y comparaciones terminaron con la integración de dos Embraer, tres ATR y otros Airbus A320 y A319. En 2013, se adquirieron tres Qest Kodiak, que cubren pistas de difícil acceso en la Amazonía.
Durante estos 57 años, la aerolínea se ha consolidado como un símbolo de la identidad nacional. Cubre 11 rutas nacionales y dos internacionales, para fomentar el descubrimiento de la cultura, la biodiversidad y el patrimonio de los ecuatorianos.